Suelos técnicos de Sevilla en un casino de Donald Trump

Polygroup está creciendo en el extranjero con sus sistemas de pisos elevados, que ha logrado instalar en un edificio del magnate americano, en bases de la OTAN o en el AVE a La Meca

E. FREIRE / SEVILLA
04/05/2016 - 12:22 h.

En 2004 dio el salto internacional y hoy el sector exterior aporta la mitad de la cifra de negocio al grupo de empresas de la familia Sancho, que está en la tercera generación. Cuatro de los hermanos han seguido la tradición carpintera que inauguraron sus abuelos, a la que han añadido conocimientos técnicos, innovación y tecnología. Tras esta evolución, Polygroup es hoy la única fábrica andaluza de suelos elevados inteligentes y una de las tres que han resistido en España, de la decena que había antes de la crisis. El repliegue del mercado nacional ha empujado a esta empresa sevillana a dar la batalla internacional, donde compite con alemanes y americanos en un segmento de productos certificados de gama media-alta.
Sus sistemas de suelos técnicos elevados crean un espacio oculto, debajo de las baldosas, que permite albergar todas las instalaciones de cable eléctrico, telecomunicaciones o climatización. La facilidad de desmontaje garantiza el acceso rápido al interior desde cualquier punto del edificio, tan solo levantando una de las losas, con lo que se reducen los costes de mantenimiento. La estructura interior es de acero,  resistente a cargas, fuego y humedades, y el sistema puede realizarse en gran variedad de acabados (vinilo, cerámica, madera natural…). Su último desarrollo en I+D es un nuevo producto tecnológico para suelos inteligentes que está en fase de registro de patente.
Entre las obras singulares, Polygroup ha instalado los suelos elevados en las estaciones del AVE de Medina a la Meca, en el casino Ocean Club de un edificio de Donald Trump en Panamá, la embajada de España en Jordania o en una base de la OTAN en Afganistán. En España trabaja con compañías como Telefónica, Adif ó Aena y entre sus realizaciones destacan aeropuertos, varios pabellones de la Expo 92 reconvertidos en firmas tecnológicas o el moderno edificio de consejerías del Gobierno extremeño en Mérida.
Un segundo pilar del grupo sevillano es Gubia, la filial especializada en espacios singulares en madera, que combina la carpintería tradicional con técnicas y materiales de vanguardia para la realización de revestimientos, techos, pavimentos y todo tipo de estructuras. Es experta en bambú, aunque trabaja en todo tipo de maderas certificadas. Llevan el sello de Gubia el oratorio del colegio Retamar de Madrid, el Museo Pompidou de Málaga o la rehabilitación del Castillo de Baena.
El grupo de empresas facturó 6,5 millones de euros en 2015, tras crecer un 30%, y emplea a 50 trabajadores.

blog comments powered by Disqus