Pilsa seduce a la alta cocina con sus diseños de hostelería técnica

Las cadenas Barceló, Meliá o Hyatt son clientes de esta firma granadina de maquinaria y menaje para restauración. Martín Berasategui, Dani García o Chicote trabajan con sus cocinas

E. FREIRE / SEVILLA
05/02/2017 - 8:00 h.
Pilsa seduce a la alta cocina con sus diseños de hostelería técnica
Cocina del restaurante Gaytan de Javier Aranda (dos estrellas Michelín) en Madrid equipada por Pilsa/ ABC

La cocina se ha convertido en un espectáculo. Los chefs se mueven entre los fogones como estrellas de cine a la vista de los comensales. El escenario es muy importante, tanto estético como técnico, y es ahí donde interviene Pilsa. Esta empresa de Armilla, Granada, ha logrado entrar, por ejemplo, en el Sanctuary Cap Cana, un hotel «solo adultos» de lujo en Punta Cana, donde su cocina central «Majestic» es el principal atractivo del restaurante. Lacada en rojo, sus parrillas, barbacoas y woks son diáfanos sin que por ello se perciba el humo.

Pilsa nació en 1963 como «Pedro y López», un taller de metalistería donde fabricaba mobiliario de acero inoxidable y productos de menaje para hostelería. En 1990 dio un gran salto al conseguir contratos con grandes cadenas nacionales, que animaron a la empresa a abrir un nuevo centro de producción dotado con tecnología de vanguardia.

Esta evolución atrajo más demanda y algunas enseñas hoteleras confiaron en la firma granadina para equipar sus establecimientos en el extranjero, una oportunidad que aprovechó para abrir delegaciones en dos centros neurálgicos del turismo de lujo: Punta Cana (República Dominicana) y Cancún (México).

La marca Pilsa como tal se registró en 2013 y ya tiene presencia en 14 países de Europa, América Latina y Asia con más de 2.000 clientes. En 2016 facturó 24,5 millones de euros tras crecer un 9%. Más de la mitad de su negocio está en el exterior.

Pilsa trabaja con cadenas hoteleras como Meliá, Elba, Hyatt, Barceló o Fiesta, y con clientes de alta restauración como Dani García, Martín Berasategui, Javier Aranda y el popular chef televisivo Alberto Chicote.

«Nos enfocamos al cliente retail (cafetería, pastelería y resto de negocios hosteleros con pequeño volumen de facturación); a grandes cuentas hoteleras y de alta restauración y a inversores ligados a la construcción», explican en la empresa. Sus dos divisiones maquinaria y menaje— cubren diseño, fabricación e instalación a medida o modular de campanas de extracción, mesas, barras, buffets, show cooking, etc; y el suministro de hornos o cámaras frigoríficas de proveedores de primer nivel, y de vajillas, cristalería, cubertería, complementos, uniformes y mobiliario de habitaciones de hotel.

Pilsa tiene una planta de producción de 7.000 metros cuadrados en Granada, donde se encuentra su sede corporativa, y cuenta con delegaciones en Marbella, Baleares, Canarias, Dubái, Punta Cana y Cancún. «Nuestro poder de compra y disponibilidad de existencias en stock en almacenes de España y el Caribe nos permiten mejorar la logística y reducir plazos con nuestros clientes», destaca la empresa.

blog comments powered by Disqus