Osborne salta al ruedo chino

El negocio internacional del grupo se ha convertido en el eje de su estrategia de futuro. Su próxima parada es el gigante asiático

Elisa Navas
18/11/2012 - 19:21 h.
Osborne salta al ruedo chino
Osborne tramita la apertura de una oficina comercial en Shanghai

Con 240 años a sus espaldas e inmerso en la sexta generación familiar, Grupo Osborne está decidido a continuar su expansión en el exterior como uno de sus principales pilares estratégicos. Con una red comercial tejida en más de 50 países, sus próximas paradas son Tailandia, Ucrania… y China.

Su centenaria apuesta por el mercado internacional —impulsada con fuerza a partir de 1972— le está permitiendo sortear mejor la actual coyuntura, dado el fuerte crecimiento experimentado por algunos países en los que ya opera, casos de Rusia y Estados Unidos. Ahora, la gran apuesta es el gigante asiático, donde actualmente tramita la apertura de una oficina que, posiblemente, se ubicará en Shanghai. Las exportaciones ya supusieron el 20% de las ventas en 2011, correspondiendo el 80% al mercado doméstico.

El grupo del toro, que el año pasado logró unas ventas netas de 207 millones de euros, ha visto cómo las bebidas alcohólicas y los vinos han recuperado protagonismo en sus ventas (con un 70% del total). La compañía andaluza es líder en el sector del brandy tras adquirir las principales marcas de Pernod Ricard en 2008. Junto a los vinos de Jerez, también tiene presencia en otras denominaciones de origen gracias a marcas como Montecillo (Rioja), Solaz (Tierras de Castilla) o Señorío del Cid (Ribera del Duero).

La división de ibéricos ocupa el segundo puesto en las cuentas de Osborne, ya que los productos de Sánchez Romero Carvajal y la cadena de mesones 5J aportan el 29% restante de sus ingresos. En solo cinco años la exportación de jamones 5J ha alcanzado el 20% de la producción, con una cifra de negocio superior a los 10 millones.

Desinversión
Por otro lado, el pasado año gracias a la venta de Solán de Cabras el grupo ingresó 136 millones de euros, de los que 75 se destinaron a reducir deuda (que se sitúa en el entorno de los 100 millones) y el resto sirvió para recomprar el 15% de las acciones que estaba en manos de la familia Del Pozo. Con este movimiento, Osborne está ahora en una «situación óptima» para analizar operaciones de inversión y adquisiciones, tanto dentro como fuera de España.

A su actividad tradicional hay que sumarle, más recientemente, la apertura de otra línea de negocio, las tiendas Toro, donde se venden una extensa gama de productos con su famoso logo empresarial (ha abierto cinco franquicias en el último año). Por el momento, estas tiendas se extenderán por el territorio nacional aunque sin descartar, a medio plazo, su in

blog comments powered by Disqus