Mariscos Emilio abrirá tres nuevos establecimientos en Sevilla

La empresa de la familia Guerrero renueva sus restaurantes y el centro logístico

Encarna Freire / Sevilla
17/03/2015 - 8:00 h.
Mariscos Emilio abrirá tres nuevos establecimientos en Sevilla
Nani, Antonio y Carmen Guerrero, ante el espectacular escaparate de la ostrería / RAÚL DOBLADO

A Antonio Guerrero no le importa que le llamen Emilio. El nombre de su padre  —a quien venera—  es marca de la empresa familiar, un clásico de la hostelería sevillana, que ha resistido la travesía del desierto de la crisis sin ceder a las presiones de la clientela low cost. “Esa no es nuestra competencia”, zanja el presidente de Mariscos Emilio, que a sus 75 años sigue trabajando de lunes a domingo. Sus hijas Carmen y Nani son sus arietes en la gerencia de la compañía.
Atrincherada en Triana con sus cinco establecimientos, Mariscos Emilio se dispone ahora a dar un paso al frente con nuevas aperturas en otros puntos estratégicos de Sevilla capital. La selección de las ubicaciones está siendo minuciosa y también la de los gestores del negocio. “Las cosas valen según las manos en donde estén. Para mí la competencia es relativa, lo fundamental es el equipo, rodearse de buenas personas, honradas y serias”. Esta es la filosofía atesorada por este empresario nacido en Pagés del Corro, en el corazón trianero, que lleva en el negocio del marisco y los bares desde los ocho años, cuando, como él mismo relata, se pegó a los perniles de su progenitor, al que llama “el divino” mirando al cielo.
Un gran mosaico ubicado en un lugar preeminente de su restaurante-ostrería de la Calle Génova recuerda al patriarca, Emilio Guerrero, con su canasto de mariscos y motivos de la Feria del Prado de fondo. Ese fue el comienzo de todo y Antonio Guerrero, ahora que es un personaje en Sevilla, recuerda locales glamurosos ya desaparecidos, como el Aeroclub o Los Corales, en la Calle Sierpes, donde vio pasar alguna vez a Cantinflas y a Ava Gardner desde su despachito de gambas y cañaíllas.
La marca Mariscos Emilio la registró Antonio Guerrero ya como empresario independiente, cuando abrió el primer local en San Juan de Aznalfarache “el 23 de septiembre de 1970″. De ahí vinieron muchas más aperturas; llegó a tener hasta 12 cervecerías abiertas. Actualmente, la marca hostelera sevillana tiene un restaurante-mariesquería, todo un clásico a las puertas de la Plaza de Cuba en el barrio de Los Remedios, cuyo escaparate es todo un espectáculo de percebes de O Grove, langostinos de Sanlúcar, gambas de Huelva, angulas y por supuesto bivalvas. Pegado a este local,  ha renacido su bar de tapas con una imagen renovada y moderna. Dos cervecerías “La Grande” y un restaurante-cervecería completan la red, que este año crecerá con un nuevo restaurante y otras dos cervecerías.
La empresa, que factura anualmente unos 3,5 millones de euros, encara su expansión tras haber culminado el traslado del cocedero de marisco y el centro logístico desde su tradicional ubicación,  junto a su establecimiento de la Avenida de Coria, a una nueva nave de 450 metros cuadrados en el Polígono Pisa.

blog comments powered by Disqus