La aceitera Dcoop pisa el acelerador en el negocio ganadero

La facturación alcanzó el año pasado los 541 millones de euros

Elisa Navas
25/11/2013 - 8:00 h.
La aceitera Dcoop pisa el acelerador en el negocio ganadero
Instalaciones de Tierras Altas recientemente adquiridas por Dcoop /ABC

Este año la antigua Hojiblanca ha cambiado de nombre y ha pasado a denominarse Dcoop «porque ahora abarcamos más productos y territorios», explica su director general, Antonio Luque, que pretende convertir al grupo en proveedor multiproducto de la distribución alimentaria.

Conserva su arraigado origen cooperativo pero ya no sustentado solo en el aceite y la aceituna de mesa, sino que abarca otros campos como el ganadero y el cerealista. Y es precisamente en la ganadería donde Dcoop proyecta crecimientos exponenciales desde que Agropecuaria del Sur se fusionara con Hojiblanca en 2011, operación que la convirtió en un líder en la comercialización de piensos.

 «Se trata de un segmento con mucho recorrido y nuestros planes pasan por facturar 100 millones de euros en este área en tres o cuatro años, cuando ahora no pasamos de los 30». De hecho, está a punto de crear una sociedad conjunta con el grupo cárnico malagueño Famadesa que se dedicará a la cría y transformación de cerdo. Aunque no descarta alianzas con otras firmas ganaderas, sus miras inmediatas se centran en conseguir que las compras de materias primas y su comercialización se hagan de forma conjunta para mejorar la rentabilidad de los socios.

En su conocida estrategia de concentración de la oferta por absorciones, Dcoop quiere seguir creciendo también en el sector oleícola con nuevas incorporaciones. Aunque de momento no hay nada cerrado, su director general asegura que el crecimiento «puede venir de Andalucía, especialmente de Córdoba, Jaén, Granada y Sevilla», dado que es precisamente la Comunidad andaluza la que aporta el 80% de la producción nacional de aceite.

No obstante, mira con interés aumentar su posicionamiento en otras regiones donde ya está asentada, casos de Castilla-La Mancha y Extremadura, de ahí que  Luque haga una invitación a nuevos cooperativas para sumarse al proyecto.

Precisamente, ha sido la granadina Tierras Altas la última en unirse a la cooperativa, que ya cuenta con 110 socios aceiteros, 22 aceituneros, 7 ganaderos, a los que hay que sumar un centenar de cooperativas suministradoras y una docena de centros de trabajo.

Actualmente su producción —que fluctúa según las campañas— ha alcanzado 250.000 toneladas de aceite de oliva virgen y 67.000 toneladas de aceituna de mesa. El 27,7% de las ventas de aceite en 2012 se destinó al mercado exterior. Por su parte, del 72%  que se quedó en España, el 55% se vendió a granel y el resto, envasado.

La cooperativa andaluza exporta hoy a 60 países, tanto granel como envasado, siendo sus mercados preferentes Italia, Estados Unidos, México, Japón, China y Rusia, plazas que «pretendemos consolidar en los próximos años», según Luque.

Dcoop posee en 10% de Deoleo (antigua SOS), el mayor comercializador mundial de aceite envasado. Ahora está a la espera de elevar su participación con el paquete accionarial que han puesto en venta las cajas de ahorro. «Si el precio nos interesa podríamos comprar entre un 10 y un 15% más, pero si es desorbitado incluso podríamos vender nuestro actual 10%», explica Luque.

Además de sus propias marcas (Cordoliva, Tierras Altas, Unioliva o Arcosa), comparte con Cargill la sociedad Mercaoleo,  dedicada a envasar marcas de la distribución. Todas estas operaciones sitúan a Dcoop como líder del mercado nacional en aceites de oliva y aceitunas de mesa , con una facturación de 541 millones de euros en 2012.

blog comments powered by Disqus