Insur se prepara para la «vuelta a la normalidad» del negocio inmobiliario

La firma desarrolla nuevas promociones en zonas con poco stock y demanda contrastada

Granada Hernández Pacheco / Sevilla
05/05/2014 - 8:00 h.
Insur se prepara para la «vuelta a la normalidad» del negocio inmobiliario
Ricardo Pumar, presidente de Insur /Felipe Guzmán

Después de siete años de caída, el negocio inmobiliario está en condiciones de desempeñar su papel normal en la economía española y en breve dejará de restar al crecimiento del PIB. Así lo cree Ricardo Pumar, presidente de Inmobiliaria del Sur (Insur), que actualmente opera en Andalucía y Madrid. «Los inversores internacionales, que tienen una perspectiva más global, se han dado cuenta que España, tras las reformas acometidas, va a entrar en un nuevo ciclo y que el mercado inmobiliario, que es el que más se ha ajustado, tendrá un mejor comportamiento». Sin olvidar los actuales bajos rendimientos de la renta fija que están animando la inversión en otros activos.

Por tipo de viviendas, la eliminación de todas las ayudas al comprador de VPO, la inexistencia de préstamos cualificados para este tipo de demandante y el ajuste del valor de la vivienda libre han mermado considerablemente el colectivo de potenciales adquirentes. «Las promociones de protección oficial sólo tienen sentido en muy buenas ubicaciones donde exista una sustancial diferencia con los precios del mercado libre», explica el directivo. En su opinión hay más oportunidades en la vivienda libre para primera residencia, dirigida a un segmento medio alto, con acceso a la financiación y en la promoción de vivienda en la costa, fundamentalmente para extranjeros.

Respecto al alquiler, el descenso del poder adquisitivo y la dificultad de acceso a la financiación también propiciarán un aumento del régimen de tenencia de la vivienda en alquiler. «Si se articulan los mecanismos adecuados puede ser interesante la promoción para arrendamiento», apunta Pumar. Teniendo en cuenta que el mercado inmobiliario es muy heterogéneo, la compañía está desarrollando nuevas promociones en aquellas áreas con poco stock y en buenas ubicaciones donde previamente hayan identificado capacidad de absorción.

«Actualmente la financiación en este sector es escasa porque este tipo de operaciones, después de lo ocurrido, está muy penalizado por el regulador bancario; a diferencia de antes, hoy las entidades efectúan un análisis muy exhaustivo de la viabilidad del proyecto y de su comercialización y exigen una estructura de capital más racional, con mayor aporte de recursos propios por parte del promotor», subraya. Y en el futuro va a seguir siendo así: sólo encontrarán financiación bancaria para nuevas promociones los promotores solventes y profesionales que presenten proyectos viables.

Insur es una inmobiliaria con una fuerte vocación patrimonialista, en la que el 75% de su GAV (valor bruto de los activos) está vinculado a la actividad de arrendamientos. Actualmente este área está sufriendo los embates de la crisis: «Las empresas han estado obsesionadas con sus costes, reduciéndolos a la mínima expresión y unos de los principales damnificados han sido los espacios de trabajo; no obstante, prevemos una mejoría de esta actividad al compás de la recuperación». Por ello, cree que las compañías «están aprovechando los precios actuales, inusualmente bajos, para mejorar sus ubicaciones, por lo que pensamos que las relocalizaciones de sedes de las empresas hacía mejores zonas van a aumentar, al tiempo que se reducirán las tasas de desocupación en las zonas prime».

blog comments powered by Disqus