Hispacold climatiza autobuses y trenes de cien países

El calor estival de Sevilla es el origen de esta empresa pionera del aire acondicionado en el transporte público. Su nueva apuesta es el ferrocarril y ya va a por la alta velocidad

E. FREIRE / SEVILLA
08/05/2016 - 8:00 h.

Coger un autobús de Casal en Sevilla en agosto de 1970 era como subirse a una caldera. Técnicos de esta empresa, que había sido adquirida por Grupo Julià, el fabricante catalán de autocares, decidieron inventar un equipo de aire acondicionado para refrigerar, en principio, sus propios vehículos, ante las dificultades que existían entonces para importar esta tecnología. De ahí surgió Hispacold en 1977 ya como firma independiente.

«Lo que nació como una necesidad se convirtió en un negocio próspero. Los cinco socios iniciales eran grandes emprendedores y desde el principio tuvieron la visión de vender en el exterior», explica Roberto Recuerda, director general de Hispacold.

Desde 1997, esta empresa sevillana forma parte del Grupo Irizar, un conglomerado vasco que emplea a 2.600 personas y factura más de 500 millones de euros. Hispacold aporta un negocio de 33 millones la mitad conseguido ya fuera de España— y prevé incrementarlo este año en un 10%. En su centro de producción del Polígono El Pino trabajan 190 personas, una plantilla que no ha sufrido recortes durante la crisis, pese a que esos años también han sido difíciles para la firma, subraya Recuerda. «Siempre hemos estado especializados en climatización para autobuses y autocares, pero después de un 2009 muy duro se apostó por la diversificación. Fue cuando entramos en el ferrocarril, un sector con altas exigencias de calidad y certificaciones, en el que competimos con multinacionales de 30.000 trabajadores, que nos ha permitido compensar la merma de actividad en España», subraya.

La última gran adjudicación de Hispacold es un contrato de 3 millones de euros para el Metro de Estambul, donde instalará el aire acondicionado en 126 vagones de la línea 5. Para ello ha tenido que montar en tiempo récord una línea de ensamblaje in situ.

Exportadora de nacimiento, sus equipos de climatización circulan por ciudades de un centenar de países: en los autobuses de Sidney y Adelaida en Australia, en los de Malasia, China o en México, donde tiene una cuota del 60% en interurbanos y discrecionales y dispone de oficina comercial. También en el tranvía de Kaoshiung, en Taiwan, el de Belgrado, en los metros de Bucarest y Málaga y en el Tren-Tran gaditano.

Los retos de futuro de Hispacold son entrar en las principales marcas de autobuses ya está en MAN e Iveco y aspira a Mercedes, Volvo o Scania— y crecer en trenes con las miras puestas en la alta velocidad.

blog comments powered by Disqus