El Guiso salta del mundo del vino al de las verduras y los platos precocinados

La bodega Rodríguez Chiachio fue pionera en la creación de finos específicos para la cocina

Luis Montoto / Sevilla
15/04/2015 - 8:00 h.
El Guiso salta del mundo del vino al de las verduras y los platos precocinados
FELIPE OSUNA/Raúl Cruz, director gerente de Bodegas Rodríguez Chiachio- El Guiso

La bodega cordobesa Rodríguez Chiachio ha consolidado en la última década su transformación en una compañía especializada en productos culinarios como las conservas vegetales, las patatas pochadas, el sofrito natural, el pisto casero y platos precocinados como el rabo de toro. La compañía nació en 1942 para la crianza de vinos de Montilla–Moriles a partir de los viñedos de la familia. “Aunque la firma tenía unas marcas muy reconocidas en los años sesenta y setenta como el fino Los Mellizos o el amontillado Don Santi, la caída generalizada del consumo de este tipo de vinos obligó al grupo a buscar nuevas fórmulas de negocio”, indica Raúl Cruz, director gerente del grupo.
Para esquivar la bajada del mercado Rodríguez Chiachio lanzó en 1979 el primer vino criado especialmente para cocinar bajo la marca emblemática de El Guiso. “Fue un producto con una aceptación importantísima y hoy mantiene una gran reputación porque es económico y aporta sabor a los platos, pero en 2005 la bodega tenía una enorme dependencia de este vino en un momento en el que la competencia se había recrudecido”. Aquel año se incorpora al consejo de Rodríguez Chiachio  la tercera generación familiar  y comienza una nueva transformación, capitalizando la marca El Guiso con “una gama de productos para cocinar con materias primas de mucha calidad”.
La compañía logró en 2014 unas ventas de 1,8 millones de euros, una cifra que prevé elevar más de un 10% en este ejercicio. “Hemos vivido una etapa muy intensa de lanzamiento de productos que han doblado el tamaño de la empresa y ahora nos estamos consolidando en el mercado, por lo que vamos a vivir nuevos años de expansión“, indica el directivo.
Aunque la firma está presente en los principales grupos de distribución, casi un 40% de sus ventas procede de lo que denomina “el canal tradicional”, es decir, las pequeñas tiendas de barrio. “Tanto las patatas pochadas como los sofritos y las conservas vegetales han tenido buena acogida en estos comercios, que son muy importantes para generar demanda y crecer en otros canales”. Los platos como el rabo de toro o la perdiz “está funcionando en la restauración, pues aportan calidad y margen a los hosteleros”.
En los próximos años también tiene buenas expectativas para avanzar en el exterior. Raúl Cruz explica que la clave para exportar son las reducciones artesanales de vinagre balsámico. “Hemos tenido ya una buena experiencia en Miami, así que el recorrido que tenemos en EEUU es muy alentador”. A su vez, “en Alemania hay margen para entrar con la gama de verduras”.
Rodríguez Chiachio no ha renunciado a sus orígenes y está potenciando también el área de vinos, con el fino Romería y el vino Pedro Ximenez Marqués de Valdeviento.

blog comments powered by Disqus