Cárnicas Zurita, de la rosca al picoteo en sus tabernas “La Cueva de 1900″

La empresa familiar granadina llegará este año a una docena de restaurantes propios

Encarna Freire / sevilla
23/02/2015 - 11:02 h.
Cárnicas Zurita, de la rosca al picoteo en sus tabernas “La Cueva de 1900″
Ángeles Orantes Zurita, directora general de Industrias Cárnicas Zurita / ABC

“Los modelos de negocio se tienen que reinventar. Antes, cada generación, ahora cada seis u ocho años hay que cambiar de enfoque”. Ángeles Orantes Zurita, directora general de Industrias Cárnicas Zurita, pertenece a una familia empresarial de Granada entrenada en adaptarse al momento de mercado y sin miedo a virar el rumbo o a decir no hasta el mismísimo Mercadona para seguir  su propio olfato. Junto a sus tres hermanos varones lleva las riendas de la firma desde hace más de veinte años, una segunda generación muy bien avenida. “Funcionamos como equipo, nos complementamos y todos compartimos objetivos y planes”.
El origen de Cárnicas Zurita está en 1970, en la tienda de comestibles que abrieron los progenitores de los actuales gestores frente al mercado granadino de San Agustín. El negocio familiar consta hoy día de dos patas: la tradicional Industrias Cárnicas Zurita, dedicada al despiece y secado de jamón y a la fabricación y distribución de embutidos, que factura 6 millones de euros; y “La Cueva de 1900″, una cadena de tabernas y restaurantes cuyo hilo conductor es la chacina —corazón y origen de la empresa familiar—, que ya aporta una cifra de negocio superior, de 8,5 millones de euros en 2014. Entre ambas emplean a 170 trabajadores.
“No somos hosteleros al uso porque tenemos la base industrial”, señala la directora general. La cadena cuenta ya con diez establecimientos propios entre Granada (6), Málaga (3) y Madrid (1), además de uno franquiciado en la capital de España. Para este año están previstas dos nuevas aperturas, una en el centro comercial Nevada de la capital de la Alhambra y otra aún por determinar. Todos los bares se sitúan en zonas céntricas donde se venden y se sirven los productos de Zurita fabricados en sus instalaciones de Albolote. Otro canal de  ventas son sus cash and carry  localizados junto a esta factoría y en Churriana de la Vega.
Entrar en el negocio hostelero en el año 2006 fue una tabla de salvación para Cárnicas Zurita. La empresa se había enganchado en 2004 al boom de los platos preparados, que revolucionó los lineales de los comercios en aquellos años con la especial explosión de las pizzas refrigeradas.  “Reinventamos la rosca, que ya existía en Granada, y la hicimos a escala industrial”. Los Zurita triunfaron con este pan precocido redondeado, relleno de embutido para hornear en casa.  “Casi morimos de éxito; tras tres años a tope nos quedamos con un hilo de vida”, recuerda Ángeles. Fue tal la respuesta del mercado que Mercadona planteó a Zurita que le hiciera las roscas en exclusiva. “Dijimos que no porque no queríamos tener tan concentrado el riesgo y hoy no me arrepiento”. La cadena valenciana encomendó a su interproveedor Casa Tarradellas una réplica de la rosca, un producto que otros muchos empezaron a replicar. “Abandonamos la rosca siendo líderes porque la competencia en precios no la hacía rentable. La Cueva nos salvó de esta crisis”, señala la directora general. El rumbo ahora es el desarrollo de la hostelería y llegar al consumidor final con canales de venta propios.

 

blog comments powered by Disqus