Alhóndiga La Unión lidera el mercado del pepino gracias a sus inversiones

Ha invertido 15 millones de euros en el último cuatrienio en mejorar su proceso productivo

E. Navas
22/07/2013 - 14:13 h.
Alhóndiga La Unión lidera el mercado del pepino gracias a sus inversiones
Una de las instalaciones de Alhóndiga La Unión

Alhóndiga La Unión, la principal comercializadora hortofrutícola de Andalucía, ha invertido en los últimos cuatro años 15 millones de euros en mejorar su procesos productivos. Así lo establecía en su Plan Estratégico 2008-2013, que ya ha ejecutado al 95% y que ha supuesto, entre otras cosas, la construcción de dos nuevas naves frigoríficas, la ampliación de las ya existentes y la automatización de sus procesos de producción, según explica el responsable de marketing, Guillermo Justo.

Las cifras de esta compañía hablan por sí solas. Cuando en este mes de agosto finalice la presente campaña habrá movido 265 millones de kilos, de los que el 32% corresponde a pepinos, y su facturación alcanzará los 200 millones de euros, esto es, un 14% más que la anterior. Da empleo a 740 trabajadores, con puntas que alcanzan las 1.200 personas.

La automatización del manipulado de pepino y pimiento -a la que este año se sumará el calabacín- ha permitido a la empresa mantener el empleo y reducir los costes de producción, «al poder aumentar en un 22% la capacidad de manipulación de estos productos». A ello se suma la construcción en 2011 de una planta de cogeneración eléctrica de 1,5 MW de potencia para uso interno. Pero el interés de La Unión por mejorar estos procesos continúa, puesto que este otoño estrenará un nuevo formato para el empaquetado de pimientos que permitirá que el fruto se mantenga fresco durante dos semanas más. Algo de suma importancia para esta compañía, dado que el 54% de las variedades con las que trabaja se destina a la exportación, siendo mercados preferentes Alemania, República Checa, Francia y Rumanía.

No menos importante es su obsesión por la seguridad alimentaria, que en el año 2000 le llevó a construir su propio laboratorio donde realiza los controles fitosanitarios a los productos, buscando que tengan la máxima calidad y seguridad para el consumidor. Guillermo Justo recuerda los malos momentos que atravesó su empresa por la tristemente famosa bacteria E.coli que, en mayo de 2011, se achacó erróneamente a los pepinos españoles y que provocó el hundimiento del mercado. Este aciago episodio motivó que se agudizaran aún más los controles sobre todas las hortalizas. En el caso de La Unión, se obligó a los agricultores a que todos los pepinos comercializados procediesen de explotaciones de producción integrada, como ya se venía exigiendo con el pimiento. Y es que los 2.000 agricultores con los que opera deben superar un férreo control fitosanitario.

Alhóndiga La Unión, que el próximo septiembre celebrará su XX aniversario en funcionamiento, tiene su sede central en El Ejido e instalaciones repartidas por otros puntos de la provincia y por Granada, tras la adquisición en 2006 de Agro Carchuna, donde compra fundamentalmente pepinos.

 No desperdiciar alimentos
La Unión se ha adherido al proyecto «Food Waste» para reducir el desperdicio de alimentos promovido por la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (Aecoc) y respaldado por los gobiernos español y comunitario. Según Bruselas, en Europa se desechan anualmente 90 millones de toneladas de alimentos, una responsabilidad que atañe a toda la cadena, desde el agricultor al consumidor. La Unión se ha comprometido a impulsar buenas prácticas destinadas a la prevención y reducción de desperdicios alimentarios y a aumentar la redistribución de alimentos.

blog comments powered by Disqus