Agraz saca todo el jugo al tomate en sus fábricas de España, EE.UU. y China

El grupo procesa al año 40 millones de kilos de derivados y exporta el 99%

Elisa Navas
24/06/2013 - 11:42 h.
Agraz saca todo el jugo al tomate en sus fábricas de España, EE.UU. y China
La materia prima se la facilitan más de 300 productores. A la derecha, el director general, Javier Gomendio

El consumo de tomate y sus derivados aumenta en el mundo y se ha introducido en países hasta ahora poco consumidores, como Rusia, India, China y el continente africano. Son mercados en los que ha puesto su punto de mira el grupo Agraz, originario de la provincia de Badajoz y ahora también con factorías en California y China.

Su director general, Javier Gomendio, asegura que el plan estratégico de la empresa, vigente hasta 2015, contempla crecer en estos y otros mercados. La ampliación de los puntos de venta, el ajuste de costes y el aumento de los volúmenes de producción son factores que les permitirán mantener beneficios, señala. Y ello pese a que los precios han bajado en los últimos cuatro años entre un 15 y un 20% debido a la superproducción mundial.

Agraz produce anualmente 40.000 toneladas de derivados del tomate en sus cuatro fábricas, dos ubicadas en la provincia de Badajoz, una en Estados Unidos (California) y la cuarta en China, esta última en joint-venture con la firma local Fukang Xiangfeng. De este volumen, el 60% procede de sus dos plantas españolas, mientras que la americana aporta el 35% exclusivamente tomate en polvo, y la china, el 5% restante. Además de en polvo, también produce tomate concentrado y en dados.

Para mantener la actividad tiene acuerdos estables con alrededor de 300 agricultores de las zonas limítrofes a sus fábricas. El «reto es mantener la materia prima estable todos los años», señala Gomendio. A su juicio, es fundamental conservar estos acuerdos con sus proveedores cercanos, dado que el tomate es un producto de temporada y hay que procesarlo rápidamente para que mantenga intactas sus propiedades.

Actualmente, el grupo trabaja en nuevas variedades, como los tomates orgánicos y licopenos (pigmentos), productos diferenciados dirigidos a un público más selecto que paga un plus por ello.

Al margen de este producto, Agraz comercializa también cebollas y ajos deshidratados, pasta de pimiento, maíz e incluso aceite de oliva, aunque en cantidades simbólicas y como complemento a su actividad principal.

Se trata de una empresa familiar, al mando de la cual se encuentra ya la tercera generación, aunque todavía el padre del actual director general, Pedro Gomendio, ostenta la presidencia de honor. Su hijo Javier considera un éxito haber llegado hasta aquí y en las mismas manos, dado que solo un porcentaje muy bajo de empresas familiares llega al tercer relevo.

El directivo se muestra optimista con respecto al futuro de su grupo gracias a la diversificación geográfica de sus mercados. «La internacionalización no viene de ahora con la crisis, sino que es consustancial a nuestra empresa, puesto que apostamos por el exterior desde el primer minuto de funcionamiento», subraya. Un dato ilustrativo: el 99% de su producción va directamente al mercado extranjero.

Agraz da empleo a un centenar de personas en sus cuatro fábricas y facturó 65 millones de euros en la última campaña (junio-2012-junio 2013).

blog comments powered by Disqus